BeDance MagazineLa danza como estilo de vida

La danza no es un hobbie, es un estilo de vida.

Mantener cualquier disciplina de baile, conlleva esfuerzo, sudor, lágrimas y sacrificios; pero también trae consigo muchos beneficios y satisfacciones, diversión y logros a nivel personal y profesional.

El estilo de vida de un bailarín, va más allá de asistir a una clase, en la cual imprime su energía y personalidad; su pasión se propaga a todos los demás aspectos y actividades de su vida.

 

Una correcta alimentación es primordial, debido al desgaste calórico y físico que se presenta.

 
Una buena hidratación también es importante, un bailarín nunca asiste a su clase sin una botella de agua.

 
Calentar y estirar, evita lesiones y asegura el cuerpo para el trabajo físico y mental al que se somete.

 
Higiene, tanto del cuerpo como de la ropa de danza; los pies necesitan una especial atención y cuidado, ellos hacen gran parte del trabajo ¿No?

 
Compromiso, una palabra muy importante en este estilo de vida, el entrenamiento es riguroso, disciplina y puntualidad son necesarios.

 

1